myLIBRETO

anagrama de myLIBRETO
  • Castillo de Bran en la Plaza Mayor de Vallado
  • Castillo de Bran en la Plaza Mayor de Vallado
  • Miguel Cornejo

    Autor:

  • Biblioteca, Valladolid
  • bar, Les Paul, Valladolid
  • Valladolid, Calle Perú
  • Sociedad y ciencias sociales
  • Novelas
  • crisis
  • Skagboys
  • Irvine Welsh
  • novela social
  • juventud
  • paro

Transilvania

Transilvania

Sinopsis

En el año 2013, con España asolada por el paro juvenil, un joven licenciado se queda en su ciudad, Valladolid, en busca de una oportunidad. Transilvania narra su vida cotidiana, sus amistades, sus sinsabores, y la particular relación con su ciudad, que da nombre al título. Los acontecimientos vitales y la mentalidad del protagonista, siempre al filo de la navaja, le llevarán a una dura batalla por mantener la cordura.

La propia ciudad contribuye a la asfixia del joven. A lo largo de la narración, él busca los resquicios donde puede encontrar alivio a su soledad, y a sus problemas, en medio de un ambiente hostil. Los planes urbanísticos sin sentido ahondan en el lado desquiciado del muchacho.

PDF

Texto de Muestra

  • –Deríamos estar como en Grecia, incendiando las calles, pero preferimos Internet y la Play. Ya descargaremos odio jugando al Black Ops II o lo que toque. En realidad, la cosa está para que hagamos caso a Rage e incendiemos el mundo –y mientras terminaba de decir esto, Pete se puso a imitar al cantante de Rage, “Peavy” Wagner, y a cantar–: Raise your head, it is time to burn, you'll set this world on fire, all you had's gone with no return you'll set this world on fire. Pero nada de nada. Cambiando ligeramente de tercio, pero al hilo, ¿has visto Justified?

  • –No. ¿Qué tiene que ver?

  • –Ì£Tranquilo, joven padawan. La impaciencia lleva al odio y el odio al lado oscuro de la Fuerza. La canción de los créditos es muy original, hip hop con base country, es muy curiosa. La busqué y estuve escuchándola entera. Y dice una cosa que resume muy bien cómo está el asunto. Luego si quieres te pongo la canción, que aquí no se va a oír.

  • –¿Qué dice?

  • –I'm pissed at the world, but I ain't looking for trouble. Estoy cabreado con el mundo, pero no busco problemas.

  • –Lo clava.

  • –Y tanto. Nos han metido el miedo en el cuerpo de tal manera que no nos atrevemos a chistar por si nos quitan lo poco que tenemos o podemos conseguir. No pedimos gran cosa. Un trabajo decente, ganar el suficiente dinero para dejar de vivir con nuestros padres y formar una familia propia los que tenemos pareja, y no necesariamente eso, simplemente poder ser independientes económicamente, sin familia ni nada. No pedimos un súper sueldo por un trabajo mierdoso o donde apenas haya que hacer nada. No necesitamos grandes lujos, sólo una vida decente. Con eso nos basta. Pero les importa tres cojones. Tienen la sartén por el mango y saben que sabemos que detrás de nosotros hay miles de personas dispuestas a hacer lo mismo que tú por el mismo salario o menos y no van a abrir la boca. Así, que te aferras a cualquier mierda con tal de seguir adelante. ¿Qué es lo que nos pasa a Marta y a mí? Los dos tenemos una licenciatura y un máster, ella está cuidado niñas y yo curro empaquetando carne. Y en vez de protestar, callamos para un día poder pagar un alquiler y vivir juntos. No decimos que tengamos que ser catedráticos de un día para otro, porque sabemos de sobra que no es así, ni somos tan imbéciles ni tenemos tanto morro, pero nuestras carreras no nos dejan mucha más salida que la enseñanza, y si te cortan el grifo con las oposiciones, ¿qué haces? A lo mejor resulta que luego no somos buenos profesores y valemos para otro tipo de trabajo, pero no te dan opción de demostrarlo. No pedimos nada más que una oportunidad justa, pero como no la hay, tienes que pillar lo que sea y aguantar. Y te pasas todos los días pensando, seas creyente o no, eso del virgencita, que me quede como estoy. ¿Qué posibilidades hay de que alguien como nosotros, que acabamos de meter la patita en el mercado laboral nos volvamos unos macarras contestatarios que pretenden cambiar el sistema para el bien común pero no para el de los que tienen el poder? Pocas, por no decir ninguna. Ya nos tienen enganchados, nos han puesto la zanahoria delante y si somos buenos quizá, y sólo quizá, nos comamos esa zanahoria y haya una más grande para después. Y nosotros aceptamos la ilusión de la zanahoria pensando que a saber, que un día cambia esto y conseguimos esa zanahoria y la hipotética zanahoria grande. Hablamos de esto entre nosotros, por lo bajini, para que no nos oigan y nos quiten todas las zanahorias, reales e imaginarias, pero no nos atrevemos a dar el paso, ni ahora, ni puede que nunca, como buenos intelectuales de salón que somos. Luego nos autocompadecemos un rato, pensamos en la Gran Zanahoria, nos tomamos una pinta, hacemos el amor para no sentirnos tan rematadamente solos y mañana será otro día.

  • –La verdad es que sí. En general somos bastante cínicos, pensamos que nada de lo que hagamos vale para algo, que los que están en el poder seguirán haciendo lo que les salga de las narices sin escuchar a la gente a la que en teoría representan, y que no merece la pena levantar un dedo. Es más cómodo esperar en casa a que alguien se mueva mientras tú te quedas enganchado a Internet, la consola o la tele. Y hablando de eso, vi una viñeta por Internet que hablaba de la posibilidad de que fuese Huxley y no Orwell el que tuviera razón en cuanto al cómo iban a controlarnos en el futuro. Mientras que Orwell sostenía que el control iba a ser a través del miedo, Huxley decía que sería a través del placer.

  • –Era, más bien, que lo que nos llevaría a la ruina sería, o lo que odiamos o lo que amamos.

  • –Es verdad.

  • Sé Leer
  • Idioma Español
  • Traducción:
  • 338 páginas
  • Formato Tapa blanda
  • ISBN 978-84-943405-6-7

Deja tu comentario sobre este libro